Residencia Arroyo Bueno, un edificio social público abandonado

centro-dia

 

Instalaciones públicas sin explotar y tapiadas, mientras hay gente sin posibilidad de invertir en instalaciones desde donde trabajar…¿pero qué siniestra ciudad mantenemos?

La Residencia sita en la C/ Arroyo Bueno 20-22 de Villaverde Alto, era una residencia temporal para Mayores que servía para descanso familiar a su cargo o para recuperación postoperatoria, etc… Un proyecto que empezó su andadura y puesta en marcha el 9 de noviembre de 1996, un proyecto viable que funcionaba y habitualmente estaba desbordado por demanda y había hasta lista de espera, que ofrecía a las familias periodos de “vacaciones” de un mes para que pudieran dejar bien cuidados a sus familiares y pudieran disfrutar sin cargas durante ese periodo. Por todo esto, su cierre en Octubre de 2008 ya era injustificado, pero fue motivado por los recortes, sobre todo en Servicios Sociales y en Ayuda a la Dependencia.

Tenía una capacidad para 65 personas, las 24 horas del día, los 365 días del año. El personal que conformaba la plantilla constaba de: 11 Limpiadoras, 2 Pinches de Cocina, 1 Cocinera, 3 Recepcionistas, 1 Administrativa, 2 Oficiales de Mantenimiento, 19 Auxiliares de Enfermería, 3 Enfermeros/as, 1 Terapeuta Ocupacional, 1 Fisioterapeuta, 1 Medico, 1 Gobernanta y 1 Directora. Dependían de la empresa Clece. S.A., filial de Dragados y Construcciones, empresa del conocido Florentino Pérez (Presidente del F.C. Real Madrid), que ha metido sus tentáculos en la Sanidad Pública Madrileña, donde controla el personal no sanitario de la mayoría de centros del SERMAS, incluidos los que pretenden privatizar (que casualidad, de aquellos barros estos lodos).

Lo curioso es que en 2007 una inspección consideró el mal estado del centro y decidió hacer reformas, de las cuales se haría cargo la Comunidad de Madrid, ya que era la titular del edificio, y se aprovechó para hacer un ERE de trabajadores, mandando a todo el personal al paro durante dos años. Se pidió un proyecto de Reforma y se aprobó, y el concejal del distrito de Villaverde, Joaquín María Martínez, así lo manifestó durante el Pleno celebrado el 15 de abril 2010, asegurando que “las obras comenzarían en los próximos meses”.

Sin embargo, con la excusa de la crisis y los recortes en los Servicios Públicos (y más concretamente en Servicios Sociales), no solo no se realizaron las obras, sino que también se aprovechó para realizar un despido masivo que fue improcedente. El personal que denunció el hecho fue indemnizado, Y SE CERRÓ EL CENTRO A CAL Y CANTO.

Así sigue desde entonces, un espacio público inutilizado, con una dotación presupuestaria aprobada, que se fue al limbo como muchas más en nuestro barrio y en nuestro distrito. Un ejemplo más de cómo la crisis se ceba con los más necesitados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.