La niña, la clase de toreo y el parche en el ojo

plaza vista alegre bil juan joseplaza vista alegre juan jose padillaUna clase de tauromaquia para niños en la plaza de Vista Alegre de Bilbao, en las fiestas que celebra en estas fechas. El ‘profesor’ se llama Juan José Padilla, al que deberían procesar por incitación a la tortura entre menores, así como a los responsables que permiten a estos tarugos impartir sesiones donde esparcir tanta caspa rancia. A los padres y madres de los niños también se les podría dar algún cursillo sobre civismo, aunque quizá sean ya irrecuperables.   http://elventano.blogspot.com.es/2013/08/la-nina-el-parche-en-el-ojo-y-la-clase.html

5 comentarios en «La niña, la clase de toreo y el parche en el ojo»

  • el 30 agosto, 2013 a las 15:10
    Enlace permanente

    Las dichosas tradiciones.
    Yo creia que la gente joven de este pais seria de otra manera.
    Sera por que a mis hijos nunca se les ocurririan hacer esas cosas con mis nietos .

  • el 31 agosto, 2013 a las 06:57
    Enlace permanente

    Chunga sociedad la que da vítores al maltrato animal. Chunga sociedad que no respeta ni a los de su especie ni a los de otras especies.

  • el 16 diciembre, 2014 a las 01:57
    Enlace permanente

    ¿Juzgar por incitación a la tortura entre menores? Me parece que más de uno desconoce los motivos de la existencia de los toros de LIDIA…ya que son ustedes adorables y pacíficos ancianitos, dedíquense a leer e informarse, y no a esparcir basura sin saber lo más elemental sobre la razón de ser de las ganaderías de lidia.
    Aprovechen su tiempo para adquirir cultura en vez de incitar al odio con sus comentarios.

  • el 17 diciembre, 2014 a las 15:42
    Enlace permanente

    Sr. naviero feliz: La información con la que cuentan estos «ancianitos» de ninguna forma es menor sino distinta a la suya, al parecer. Como usted parece ser un joven que se come el mundo y al que le encanta que se le escape adrenalina por los poros, le sugiero también informarse de que otra cultura sin violencia es posible. Por ejemplo: «Las corridas de toros son un espectáculo bochornoso en tres actos, de unos veinte minutos de duración, que escenifica la falsa superioridad y la fascinación enfermiza con la sangre y la carne de la que se alimentan, contra toda lógica ética y dietética, quienes creen tener un derecho divino a disponer a su antojo de la vida de otros seres sensibles, llegando incluso a justificar y trivializar la muerte del toro como arte y diversión; un comportamiento patológico que nace de una incapacidad para afrontar el dolor de las víctimas y una morbosidad irrefrenable ante la posibilidad de ser testigo directo de alguna cornada, o de la muerte del matador; un riesgo fortuito, infrecuente (un torero por cada 40.000 toros sacrificados), y sobre todo evitable que, sin embargo, incrementa el carácter macabro de la corrida». Ampliar lectura en http://www.ivu.org/ave/corridas.html
    Espero que varios de los ancianitos a los que se ha referido, le informen también de asuntos elementales que puede no estar considerando por su juventud que le impide probablemente disponer de un pensamiento y planteamiento global.

  • el 17 diciembre, 2014 a las 18:03
    Enlace permanente

    Espero que Tauromaquia eterna dure un poco menos. Hubo un tiempo en que la esclavitud y el derecho de pernada eran incuestionables para cualquier ciudadano de bien. Afortunadamente la sociedad evoluciona y cada vez somos más las personas a las que nos causa repulsión el maltrato animal, más aun si es por diversión (¿prefiere que lo llame arte?), si además estos comportamientos pretenden transmitirse a la infancia, tanto como padres y abuelos como exdocentes en muchos casos, no podemos sino mostrar nuestra indignación. Ya sabemos que el toro de lidia lleva una apacible vida en la dehesa y que nadie ama más al toro que el ganadero o el señorito, lo mismo dicen los maltratadores, hay amores que matan.
    Ah, gracias por su consejo, solemos leer y nos gusta estar informados, pero hay sabidurías que no se encuentran en los libros y sí en la empatía que como humanos podemos tener hacia lo que nos rodea. Por cierto, consejo por consejo, para aumentar su extensa cultura, no olvide leer algún que otro librito sobre la «psicología del maltrato»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.