La crisis de los refugiados y los riesgos para la salud

Este artículo nos cuenta las bases del sistema que mece esta cuna mortal en que se devastan pueblos y se expolian sus recursos:

Ángeles Maestro
Médica y miembro de Red Roja

Un pueblo o una clase carece de identidad, y por lo tanto de capacidad de obrar, si no sabe quiénes son sus enemigos. Y esta conciencia colectiva es histórica porque se nutre de la memoria de la lucha de generaciones anteriores y es concreta porque da cuenta de las relaciones sociales en cada lugar y en cada periodo determinado.

search

Este axioma fundamental, consustancial a la lucha de clases, es el que se ha borrado de los discursos de las formaciones que se mueven en la órbita de Podemos, incluyendo a IU. Y cuando hablamos de la guerra imperialista como la expresión más brutal de la lucha de clases el resultado es patético.

Esa identidad de clase y de pueblo es la que permite establecer los vínculos entre los sucesos que las clases dominantes se aprestan a ocultar. Por ejemplo, la relación entre las maniobras militares de la OTAN que se iniciarán el mes que viene, financiadas con nuestros impuestos, y que se desarrollarán en territorio del Estado español y la llamada crisis de los refugiados.

Esa conciencia es la que ayuda a comprender que se trata de la misma OTAN que destruyó Libia, el país que tenía el Índice de Desarrollo Humano más elevado de toda África. La misma que financió y pertrechó a los talibanes para derrocar al único presidente de toda la historia de Afganistán que sacó durante un breve periodo a su país de la edad media. Los mismos estados miembros que destruyeron a Iraq, el país árabe más desarrollado.

Los mismos jefes y jefas de gobierno de países de la UE, de cualquier color político, que junto al de EEUU, premio Nobel de la Paz, financian, entrenan y arman a los mismos mercenarios y criminales que simultáneamente califican de terroristas y que dicen perseguir. Y las bombas que dicen lanzar sobre el Estado Islámico o Daesh caen en realidad sobre la resistencia kurda, siria o libanesa. En este infame equipo de gobernantes europeos hay que incluir al gobierno de Syriza-Anel que durante su corto mandato permitió que Grecia participara en todas las maniobras y misiones organizadas por la OTAN, estrechó la colaboración militar con Israel, puso a disposición de EEUU y la OTAN la isla de Kárpatos para convertirla en una gran base militar para la aviación, votó a favor de la prolongación de las sanciones de la UE contra Rusia, etc.

Porque, precisamente, la consecuencia de esas intervenciones y alianzas militares criminales es la huida desesperada de miles y miles de personas en búsqueda de asilo. En el Mediterráneo se juntan con las que huyen de otras guerras menos renombradas pero que sistemáticamente son provocadas por las mismas potencias europeas o estadounidenses que saquean sus países, desestabilizan gobiernos o asesinan presidentes poco colaboradores en la venta a precios de saldo de sus riquezas.

¿Y que ha pasado con las organizaciones y dirigentes de la supuesta izquierda que saben perfectamente todo eso? Yo acuso de complicidad dolosa a quienes no han tenido el valor de enfrentarse a la propaganda de guerra que demoniza sistemáticamente a los dirigentes del país atacado antes de destruirlo. La diana de esta propaganda, el objetivo somos nosotros, nuestra capacidad para saber quienes somos como clase, como pueblo, para enfrentar a nuestros enemigos y descubrir que quienes pagan salarios de miseria por jornadas de trabajo interminables son los mismos culpables directos de la muerte de los miles de Aylanes de todo el mundo.

Lo que temen es que comprendamos eso, que millones de trabajadoras y trabajadores de los países miembros de la OTAN entendamos las bases del sistema que mece esta cuna mortal y actuemos en consecuencia. Quizás la imagen más elocuente sea la del que ha sido hasta haces pocos meses Secretario General de la OTAN (2009 – 2014), Anders Fogh Rasmussen, y responsable directo de los ataques a Libia, a Afganistán, a Siria, etc, contratado como consultor del banco estadounidense Goldman Sachs. Sobre todo si sabemos que se trata del mismo banco que tras la destrucción de Libia se apropió de 1.300 millones de dólares del Estado Libio y participó, con otros bancos europeos y de EEUU, en el expolio de sus fondos soberanos congelados por las potencias agresoras al comienzo del ataque.

Por ello produce una infinita vergüenza ajena observar cómo la llamada crisis de los refugiados con sus dramáticas imágenes de sufrimiento ha servido para que se haya desatado una carrera entre los nuevos alcaldes y alcaldesas “rebeldes” – como se autodenominan – para ver quién destina más recursos, para atender a más personas y mostrar mejor su solidaridad. Todo eso mientras los Centros de Internamiento de Emigrantes (CIES) están repletos, la policía municipal va a la caza de los del top-manta, prosiguen los desahucios de los pobres (de cualquier nacionalidad), etc.

Y sobre todo, lo hacen ahora, después de que sus organizaciones permanecieran calladas e inactivas mientras se aniquilaban los países de los que proceden las personas refugiadas. Algunas de ellas, con sus intelectuales orgánicos, no sólo asistían impasibles al desmoronamiento del potente movimiento contra la guerra surgido ante la invasión de Iraq, sino que apoyaban directamente a los “rebeldes” pertrechados por la OTAN. Prestaban así un ¿impagable? apoyo a uno de los objetivos fundamentales del poder, identificado perfectamente desde la creación de la OTAN en 1949: neutralizar al enemigo interno.

Porque ¿cómo debemos calificar a dirigentes que miraron para otro lado mientras la OTAN, la UE, EEUU y sus mercenarios locales devastaban los países de los que proceden los refugiados – o incluso justificaron los ataques imperialistas desde posiciones de supuesta izquierda – y que ahora se desgarran las vestiduras ante las imágenes terribles de su dolor?

Atahualpa Yupanki en un poema memorable decía: “¿ Que dios ayuda a los pobres?, tal vez si o tal vez no; lo que es seguro es que almuerza en la mesa del patrón”. Quizás sus palabras fuertes y su “humanitarismo” ocupen las pantallas y los titulares de los medios de comunicación porque cumplen la valiosísima función de impedir que la inmensa mayoría comprenda las causas e identifique con nombres y apellidos a los criminales y a sus cómplices.
Porque, precisamente, comprender las raíces y las dimensiones de la guerra global en la que estamos inmersos es la condición indispensable para ser capaces de responder eficazmente a la barbarie como clase y como pueblos.

3 comentarios en «La crisis de los refugiados y los riesgos para la salud»

  • el 18 septiembre, 2015 a las 11:54
    Enlace permanente

    Tantos relatos desgarradores juntos de refugiados y artículos de fondo como el de Antonio J.Mayor o éste mismo, pueden dar la sensación de que estamos en un tunel sin salida.
    Cierto que llevamos tiempo en una crisis (estafa) económica, ahora de refugiados, pero es sobre todo una crisis de ideas y valores. Empezamos a entender que las guerras destruyen, matan, echan de sus casas a los mas indefensos, todo ello con nuestra complicidad. Empezamos a entender que quienes explotan irracionalmente los recursos naturales, explotan a las personas y hacen estallar guerras para sus intereses, son los mismos. Empezamos a entender que no hay más que un mundo en el que los capitales circulan libremente y encuentran paraísos mientras que los ciudadanos mas desfavorecidos sólo encuentran concertinas e infiernos en forma de CIEs o campos de refugiados.

    El recibimiento que el Alcalde de Ferrol Jorge Súarez hizo a dos comandantes de dos fragatas de la OTAN nos muestra que hay esperanza, sobre todo al saber que tuvo la clarividencia de contarles que «El negocio de la guerra en función de los intereses económicos deberá sustituirse por el desarme». No está todo perdido, el nuevo municipalismo además de poner vendas a la herida sabe cómo evitarlas.

    En nuestras manos está elegir y exigir que los próximos diputados electos impidan la locura de unos presupuestos militares que nos han endeudado y con una burbuja armamentista impagable, que nos saquen de la OTAN y en definitiva que nos dejen imaginar y trabajar por un mundo diferente.

    http://www.utopiacontagiosa.org/2015/09/17/alcaldes-con-otra-estetica-ponen-nerviosos-a-los-militares/

  • el 18 septiembre, 2015 a las 17:34
    Enlace permanente

    Que tristeza, cómo está el mundo por el poder de unos pocos.
    El negocio de armas sirve para matarnos unos a otros.
    Todo negocio que mate o cause dolor a las personas, animales, o plantas es ilícito.
    Es de hipócritas pedir la paz y vender armas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.