El Procomún y el post-capitalismo

10 propuestas para empezar a construir un nuevo modelo económico

El procomún está muy relacionado con la redistribución progresivamente equitativa del poder. En esa línea os dejo 10 propuestas para comenzar a construir un nuevo modelo económico post-capitalista, mucho más equitativo y redistributivo que el actual. Por supuesto ninguna solución de calado podrá implementarse sin un mínimo consenso internacional a la hora de diseñar las «nuevas reglas del juego» que deberán regir este tablero global de relaciones llamado planeta Tierra.

1. Pactar una armonización fiscal mundial, con una pequeña horquilla de mínimos y máximos. No menos del 45% de presión fiscal en ningún país del mundo, no más del 55%. Los países con menores índices de desarrollo humano se situarían en la parte baja de la horquilla, para atraer inversiones. Los más desarrollados en la parte alta del rango. (En torno al 50% de presión fiscal es lo que existe actualmente en los países más avanzados del mundo: Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca). Esta armonización fiscal debería ser complementada con una armonización progresiva en cuanto a derechos laborales y medidas de protección ambiental. De esta forma se pondría coto al grave problema de la deslocalización de procesos productivos hacia países donde los impuestos son prácticamente inexistentes y las condiciones laborales próximas a la esclavitud.

2. Instaurar impuestos directos y progresivos sobre el «impacto ambiental» asociado a cada artículo concreto de consumo, en lugar de gravar el “valor añadido” de las mercancías.

3. Instaurar unos límites en los ingresos netos de particulares y empresas, así como unos mínimos para la subsistencia mediante la implantación de una Renta Básica de Ciudadanía. Para ello sería necesario crear un fondo social mundial, costeado por todos los países en función de su nivel de renta.

4. Disminuir el tiempo de las jornadas de trabajo para llegar a un mejor reparto del empleo remunerado existente en cada momento.

5. Amarrar la circulación de capitales especulativos y terminar con los paraísos fiscales. Las inversiones deben tener un horizonte temporal obligatorio mínimo para el inversor. Implantación de la tasa Tobin.

6. Relocalizar las actividades limitando el volumen de desplazamientos de mercancías a escala planetaria y su impacto negativo sobre el medio ambiente. Penalizar fiscalmente las mercancías en función de los kilómetros recorridos desde el lugar de producción. En la práctica esto sería una «tasa ecológica» sobre emisiones contaminantes.

7. Penalizar fiscalmente los gastos en publicidad. De esta forma se favorece a las empresas pequeñas, que prácticamente no pueden invertir en publicidad, para que puedan subsistir.

8. Restaurar progresivamente la agricultura campesina tradicional, incentivando al máximo la producción local, de temporada, natural y tradicional. Detener el uso de transgénicos en la agricultura para trabajar en su lugar por la recuperación y restauración de la rica diversidad biológica intrínseca a cada ecosistema.

9. Apostar por la libre circulación de la información, la cultura y los saberes, disminuyendo drásticamente el periodo de vigencia de las patentes y los derechos de propiedad intelectual.

10. Condonar la deuda externa de todos los países empobrecidos por la explotación colonial y canjear deuda por implementación de mecanismos de protección y regeneración ambiental, que deberán invertir en sus propios países.

A problemas globales nuevas reglas globales.

http://alterglobalizacion.wordpress.com/alternativas/

2 comentarios en «El Procomún y el post-capitalismo»

  • el 23 julio, 2014 a las 16:55
    Enlace permanente

    Tardara , pero si queremos vivir en paz tendremos que tomar soluciones como estas .
    Mientras mucha gente se muere de hambre otros amasan fortunas para ellos y todas sus generaciones .
    Los gobiernos tienen que gobernar por el bien común , respetando a las personas no al capital, que es necesario pero no para reírse del 99% de las personas.

  • el 24 julio, 2014 a las 16:37
    Enlace permanente

    Interesantes las propuestas, aunque por ejemplo lo del fondo común social … siempre hay manos en los fondos. Supongo que si cada país y poder ‘global’ asumiera sus responsabilidades y pagara por sus pecados, el resto estaría casi de tirón. Leyes y Justicia ajustadas a la realidad actual, porque los gobiernos de los países pobres también mojan en su medida. Ayyy la política..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.