La lucha del pueblo Sudafricano sigue, Mandela dejó el camino preparado.

images

Un artículo de Raúl Capín
para PeriodismoDigno

 

Resulta sorprendente ver como las élites políticas occidentales, así como los medios de comunicación nos hablan de la figura de Nelson Mandela. Este cinismo oculta la mala conciencia de haber colaborado con el apartheid.

 

En estos días en el que el mismo Obama se desplaza a Sudáfrica con motivo del funeral, resulta ilustrativo ver y conocer como otros países, con EEUU a la cabeza y sus socios Europeos, junto Canadá Israel, Japón, etc. Tenían como principal aliado a la Sudáfrica racista en los tiempos de la Guerra Fría a la cuál ningún país occidental promovió bloqueo comercial o financiero algúno, al contrario, aportaron una gran colaboración en el terreno financiero, comercial y tecnológico, así como la colaboración con el sistema en el ámbito represivo contra la lucha del pueblo negro Africano.

 

Fidel Castro explico la actitud occidental de aquellos años “amigos ayer del apartheid, hoy compiten por su amistad“.
El único apoyo de la lucha del pueblo sudafricano contra el apartheid, con Mándela en prisión, llegaba del bloque socialista y en especial de Cuba.
Entre los años 1975 y 1990, 350.000 Cubanos y Cubanas (civiles y militares) aseguraron la independencia de Angola y en el terreno se enfrentaron al ejercito Sudafricano.
Hay que destacar la batalla de Cuito Cuanavale. Esta batalla rompió la supremacía blanca.
40.00 hombres y mujeres Cubanos y Angoleños, destrozaron a las fuerzas del apartheid y sus aliados. De aquí nacen los acuerdos de New York, firmados por Sudáfrica, Angola, Cuba, URSS y EEUU, que garantizarían la independencia de Angola y la autodeterminación de Namibia.

 

Nelson Mandela durante su visita a Cuba en 1991, calificaría la intervención Cubana en África con la frase “sin paralelo en la historia“, siendo según el mismo, el factor principal del final del sistema de segregación racial en Sudáfrica.

 

Mandela tenia prohibida la entrada en EEUU por estar incluido en la lista de terroristas que elabora el departamento del imperio.
La lucha de Mandela y la ANP ha conseguido avanzar en la igualdad de derechos raciales en Sudáfrica y seguramente llegue a otras partes del mundo.
Queda mucha lucha todavía en Sudáfrica. Las empresas y la economía siguen en manos de corporaciones occidentales, aún existe desigualdades sociales entre blancos y negros.
La lucha del pueblo Sudafricano sigue. Mandela les dejó el camino preparado.

 

http://www.periodismodigno.org/

 

DOCUMENTO RECOMENDADO:
Fidel Castro, la historia no contada – Estela Bravo (2001)
destacado 0:49:10 – 0:57:20

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.