Mi dignidad y libertad en peligro

Protegidos en un paraíso fiscal.
Protegidos en un paraíso fiscal.

Buen día compañeros. Me dirijo a todos los que no sois mis amigos, porque los que son mis amigos ya conocen la situación, y es hora de que despertemos todos.
Quería contaros que me están robando, y no dinero precisamente. El dinero es algo que va y viene. Me está robando algo que necesito para vivir, y es la dignidad. Algo que es mio por naturaleza, algo con lo que nací.
Hemos cometido el error entre todos de volver a traer el fascismo a nuestras vidas. Nos gobierna gente que se rie de los pobres, gente que roba lo que es de todos con total impunidad, gente que nos echa encima la policía cuando protestamos.
Debido al intento de robo de mi dignidad mi libertad está en peligro. Quieren que viva con miedo, que no defienda al que está al lado. Quieren que me resigne a pensar que no hay nada que hacer, quieren que me entretenga gritando mientras ellos continúan.
Han convencido a la generación de mis hijos de que no tienen futuro, cuando en realidad son el futuro. Hay jóvenes desanimados, cuando la juventud sana es fuerza y empuje.
Y todo esto nos lo venden como crisis económica, y no es verdad. Puedo no tener dinero, pero tener libertad y alegría para seguir adelante.
La iglesia católica ningunea a los pobres y nos hacen ver que aquí no pasa nada, pero siguen cobrando del Estado y protegiendo a los que nos roban, porque con su no denuncia hacen pasar por bueno lo que no es. Al pueblo pueden engañarlo, pero a su jefe no le van a engañar.
Por todas estas cosas te pido que te despiertes, que dejes actuar a tu inteligencia y no a tus tripas. Hay que hacer mucho más que salir a la calle a dar gritos, gritos que no escuchan. Tenemos que despertar a los vecinos y decirles que no todo es dinero, que la sociedad está en crisis y sólo nosotros podemos salvarla. Tenemos que recuperar la dignidad para que nuestros hijos, quizá no sean ricos, pero respiren hondo y se sientan orgullosos de nosotros, de una generación de mayores que hemos luchado por nuestra libertad.
No nos dejemos engañar si la crisis económica empieza a pasar y no hay tantos recortes. El mayor recorte es ver cómo detienen o apalean a un ciudadano en una manifestación. El mayor recorte es ver a nuestros políticos, acusados de estafa en su mayoría, salir de una iglesia con mantilla negra o dirigirse a una recepción real. Porque es un recorte a mi dignidad y a mi inteligencia. Nacimos libres. Nacimos dignos. Despertemos al vecino.

Yaya Dulce

6 comentarios en «Mi dignidad y libertad en peligro»

  • el 30 enero, 2013 a las 09:40
    Enlace permanente

    Nos podrán quitar muchas cosas, pero la dignidad nunca. Tenemos que seguir luchando todo lo que podamos y tratar, empezando por nuestro entorno, de cambiar mentalidades. No va a ser fácil, nada que cuesta lo es. Nosotros por lo menos sabemos que lo estamos intentando. Mucho ánimo y a seguir peleando por lo que creemos.

  • el 30 enero, 2013 a las 12:18
    Enlace permanente

    Hay muchas maneras de luchar y efectivamente la pluma puede ser mas efectiva que los gritos, porque te invita a pensar y levanta conciencias. En cuanto a quitarnos la dignidad…ellos saben que es eso?

  • el 31 enero, 2013 a las 11:09
    Enlace permanente

    Insumisión fiscal por los importes «regalados» a la iglesia, insumisión a la deuda y al gasto militar (la deuda militar por compra de armas es un tercio del total de la deuda, nada menos…¡menuda burbuja!)

  • el 31 enero, 2013 a las 11:31
    Enlace permanente

    TOTALMENTE DE ACUERDO YAYA DULCE, COMO LA DIGNIDAD ES LO ÚNICO QUE NO PUEDEN QUITARNOS HEMOS DE SEGUIR LUCHANDO YA QUE TENEMOS EL TESORO MÁS PRECIADO QUE ELLOS JAMÁS HAN CONOCIDO, SU ÚNICO OBJETIVO EN LA VIDA ES ENRIQUECERSE Y OPRIMIR A LOS QUE NO PIENSAN COMO ELLOS. LA HISTORIA SE ENCARGARÁ DE PONERLOS EN SU SITIO Y NOSOTROS A PESAR DE NUESTROS AÑOS Y NUESTRA AMARGURA SEGUIREMOS ADELANTE DEFENDIENDO LA DIGNIDAD QUE COMO SERES HUMANOS PENSANTES JAMÁS PODRÁN ARREBATARNOS.

  • el 1 febrero, 2013 a las 11:26
    Enlace permanente

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Soy hija de una yayo de Madrid, tengo 44 años dos hijos de 6 y 8 y curro en la Admon. Veo desde hace tiempo que lo que manda en el mundo es el dinero, pero en cambio para mí es algo que me sirve para comer y vivir dignamente y no lo necesito para más. En cambio veo que los poderosos lo son solo por él, y que además todo vale pisan a las personas sin ningún miramiento, como tú dices usurpan nuestra dignidad, además de que descaradamente nos quitan el poco dinero honrado que tenemos para tener ellos más.
    Estoy harta, esta situación se vive desde muy largo, y no hay forma de que las personas honradas hagamos valer nuestra dignidad, no hay forma de ganar en esta batalla. Y sí, veo que mis hijos no tendrán la mitad de las cosas que nosotros disfrutamos, pero les enseño que lo importante está en su corazón y que las personas somos todas iguales, y muchas más cosas que creo que todas de las personas honradas les enseñan a sus hijos. Vosotros que sois mayores que yo ¿como es posible que siempre se salgan con la suya? volveremos al Estado feudal y da igual lo inteligente o la valía personal que tengas, lo único que importará es que eres pobre y no cuentas….
    No quiero terminar tan pesimista, intento hacer las cosas alegremente y bien pero eso es lo que veo.
    Un saludo,

  • el 1 febrero, 2013 a las 11:28
    Enlace permanente

    Por cierto, la fotografía es muy adecuada!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.