Los demócratas

Unknown-1Diferentes grupos se han constituido en vía política del 15-M, y no solo no han entrado en conflicto, sino que colaboran y se ayudan (http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/03/06/catalunya/1394136677_152267.html

Este artículo pretende ser un apunte sobre las diferentes opciones del 15-M para acceder al poder. Lo que obliga a definir el 15-M y, ya puestos, el poder. Si les parece, empiezo por el poder, que está tirado: ni siquiera, glups, se sabe dónde se ubica. Verbigracia: ZP, en su libro —una joya, en la dirección no prevista por el autor—, explica que la decisión de rescatar a España se la dejó caer Merkel en el descaso de un foro. Es decir, en ninguna parte/institución. En el limbo. La opción de reformar la Constitución no le fue comunicada, a su vez, ni siquiera desde el limbo. La decidió solito. Es decir, fue emitida desde un limbo cerebral, un órgano que tienen los gobernantes del Sur en el cráneo que evita que el limbo les tenga que telefonear. El poder, así entendido, es una serie de apriorismos sin epicentro. Es una cultura. El 15-M sería, entones, una revolución cultural, la capacidad de leer el poder desde un punto de vista no calculado por el poder, intensificando la observación de sus limbos, y no de sus parlamentos.

El interés del actual momento del 15-M es cómo compagina su desconfianza ante los centros y los limbos del poder, con su voluntad de participación política. Algo que está haciendo a partir de la opción electoral y de —ojo, novedad— instituciones propias. Ambos accesos tienen en común que sus promotores se autodefinen a través del concepto democracia, que unen la representatividad a la necesidad de movilización social y a la democracia directa/referéndum frecuente y vinculante. Centran el ámbito del conflicto en Europa y ven en el Sur de Europa una comunidad de intereses. Utilizan palabros inexistentes en los partidos-limbo, como deuda o impago. Como apunta Joan Subirats, más que reivindicar derechos o políticas, los ejercen. Tienden a rehuir el concepto izquierda. En ese sentido, parece que aplacen su ideología para otro momento. Lo que explica este momento: es un momento constituyente, en el que se deben de construir propuestas centrales —que no de centro—, que protejan a los damnificados del cambio de Régimen: toda la sociedad, salvo la banca, el alto empresariado y la política, ámbitos protegidos en las contra-reformas de los gobiernos PSOE y PP. Una última característica: los diferentes grupos que conforman la vía política del 15-M no han entrado en conflicto, sino que se solapan, respetan, mezclan y se ayudan. Un indicativo de que la propuesta política definitiva del 15-M aún no ha llegado, o de que consistirá en esa diversidad simultánea.

La creación de instituciones, que sobrepasan al Estado, es una seña de identidad del 15-M

Sobre las vías electorales. El modelo CUP —municipalismo, asamblea, autogestión y autoorganización—, está creciendo en Cataluña. Pero también parece ser que será una opción electoral para las próximas municipales en el área de Madrid. Podemos (http://www.podemos.info, me dicen que en conversaciones con Procés Constituyent, http://www.procesconstituent.cat/ca/. , formación sustentada en la asamblea local), es un fenómeno en algunos puntos de la Península. Quizás fue un intento —improbable— de 15mayociar un partido, algo que hubiera dotado de locales e infraestructuras a una región del 15-M. Rotas las negociaciones con IU, el movimiento ciudadano está en proceso de primarias para las europeas.

El Partido X (http://partidox.org/en/) es la opción electoral más avanzada. Entre sus miembros está el grueso de la inteligencia informática del 15-M. Rehuyendo la asamblea, a través de un sistema de trabajo parecido al de los diseñadores de software libre, ha elaborado un programa/poética —Democracia y punto—, un plan de actuación de emergencia ante la crisis y diversos programas sectoriales. Junto a @15-MpaRato, ha sido una pieza esencial en la acusación de Miguel Blesa/Caja Madrid. Este mes está organizando, de forma abierta y novedosa, su lista para las Europeas, inspirado en parte —y aquí se acaban las comparaciones— en el procedimiento del 5 Estele italiano.

Sobre las instituciones. La creación de instituciones, que sobrepasan al Estado, es una seña de identidad del 15-M. Su gran metáfora es la PAH, una institución democrática que, en algunos tramos —penalización de viviendas vacías de los bancos, defensa de la dación, reubicación de familias desplazadas por la banca—, está modulando más políticas que las instituciones estatales. Pero están naciendo más instituciones. Algunas, orientadas unívocamente al cambio político.

Multireferèndum (http://multireferendum.cat) es una reciente institución que, entre abril y mayo, organizará una serie de consultas en Cataluña sobre diversos temas —derecho a referéndum vinculantes para ILP, deuda, control democrático y directo de la energía y cultivos transgénicos—. Carta por la Democracia (http://movimientodemocracia.net/estamos-llegando/carta_por_la_democracia/) es otra interesantísima institución. Se organiza como marea, es decir, como grupo de presión social. Ha elaborado una carta con el itinerario político del 15-M. En tanto que institución, no se presentará jamás a unas elecciones, sino que presionará, como marea, a los representantes. Para un proceso constituyente. Es decir, contra el limbo, ese baile que consiste en pasar bajo un palo.

2 comentarios en «Los demócratas»

  • el 12 marzo, 2014 a las 14:29
    Enlace permanente

    Pues si…el 15M no había desaparecido, anda por aquí. y quiere una nueva democracia, basada en una participación social y política, activa y constante de la ciudadanía, una ciudadanía despierta y conocedora de sus derechos y deberes que ejerza el control y vigilancia del poder.
    Quiere ganar canales de participación política y social porque la lección que hemos aprendido, (como comentaba Maruja Torres en un reciente artículo) es que ni a los representantes actuales, ni a los de antes ni a los que vengan, les podemos dejar solos. Además, los que vengan debemos de ser nosotros en primer lugar y complementariamente, ciudadanos (no gentes privilegiadas) que nos representen, cumpliendo paso a paso lo prometido, trabajando para nuestros intereses y pudiendo ser cesados si no fuera así.

  • el 12 marzo, 2014 a las 14:32
    Enlace permanente

    Los ciudadanos en su conjunto son los que tienen que decidir sobre lo que afecta a sus vidas. Los partidos, por tanto, ya no pueden seguir siendo esas maquinarias de poder en las que un puñado de dirigentes toman las decisiones, porque eso es pervertir la democracia. Esto es lo que denunció el 15 M y ya forma parte de la condiciones inexcusables de la política que quiera ser legítima. Las elecciones primarias abiertas a la ciudadanía, aunque no son la panacea para nuestros problemas, están en el camino adecuado. La regeneración de la ética y la honestidad, es importante: no se puede luchar contra la corrupción de la política si se mira para otro lado. Y eso también lo resaltó el 15 M. Esas son las raíces que debe tener una nueva democracia desde abajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.