Animales fuera de su hábitat

.¿Cómo poder comparar un oceanario, un delfinario, un zoológico con esto? ¿Cómo se puede arrancar a un ser vivo de su hábitat y encerrarlo de por vida y pensar que puede estar bien?. Los animales cautivos padecen múltiples patologías debido al prolongado encierro y sufrimiento. Tiene nombre, se llama ZOOCOSIS.
Si un animal no tiene control sobre su entorno y no puede ejercitar su cuerpo ni estimular su mente, empieza a desarrollar una serie de comportamientos repetitivos o “estereotipados”. La zoocosis puede presentar los siguientes síntomas:
-Deambular constantemente: caminar de arriba a abajo, siguiendo el mismo recorrido sin cesar. Pueden presentar este comportamiento los felinos y los cánidos.
-Dar vueltas en círculos: es una forma de deambular incesantemente.
-Lamer repetitivamente: las paredes, barrotes o las puertas de la jaula. Las jirafas suelen presentar este comportamiento.
-Morder repetitivamente
-Girar el cuello de forma antinatural: suele ser característico de los primates en cautividad.
-Balancearse: balanceo constante de lado a lado mientras permanecen de pie. Se puede observar en elefantes.
-Mecerse: balancearse hacia delante y hacia atrás de forma obsesiva, a veces sentados y abrazados a alguna cosa. Suelen presentar este comportamiento los simios.
-Apatía: pasividad y falta de reacción a los estímulos. Esto suele ser causa de la marginación y la separación forzosa de sus grupos sociales.
-Agresividad: hacia objetos, animales o personas
-Automutilación: los animales que sufren zoocosis pueden auto-infligirse daños como morderse la cola, las extremidades, o golpearse la cabeza contra la pared.
-Coprofília: modo antinatural de comer y jugar con los excrementos.
Si un animal presenta alguno de estos comportamientos “estereotipados” quiere decir que está en un estado de estrés continuo y que por lo tanto no tiene las condiciones de vida necesarias para su bienestar.

La zoocosis se puede detectar no sólo en animales del zooógico o el circo, sino también en animales de granja, en laboratorios o en otras situaciones de cautividad. Sin embargo, este tipo de comportamientos anormales y obsesivos NO se dan en la vida salvaje. Por ejemplo, los elefantes, en estado natural, recorren hasta 20 km al día, se bañan y comen mucha variedad de alimentos, además de establecer unas relaciones sociales complejas con el resto de su grupo.

“En condiciones naturales, los animales están constantemente estimulados por los cambios de su entorno. Algunos animales responden a la falta de estímulos y a la pérdida de control de su entorno con apatía, otros con comportamientos estereotipados, y otros desarrollan agresividad” Broom and Johnson.

La vida en el circo conlleva inherentemente el confinamiento, la falta de estímulos y la pérdida de control sobre el entorno.

Además, el hecho de que distintas especies de animales se vean obligadas a vivir unas junto a las otras hace que ciertos animales muestren comportamientos de huida, incremento en las pulsaciones del corazón y otros signos de estrés que hacen que siempre estén en alerta.

Anima Naturalis

Planeta Consciente, S*

Un comentario en «Animales fuera de su hábitat»

  • el 30 diciembre, 2012 a las 13:22
    Enlace permanente

    Apostemos por tratar bien al planeta, a sus animales…respetar la naturaleza..¿Para qué sirve la utopía?: para caminar.

    CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.