Al final, manda el bolígrafo

Esclarecedor artículo, escrito por un médico (amigo de yayoflautas) que dibuja un panorama sanitario como el que nos mostró Michael Moore en su documental en el que critica el sistema de salud de los Estados Unidos: http://www.youtube.com/watch?gl=ES&hl=es&v=RzBC0fD1pNc

» Hace unos días, por la tarde, Julia Otero ha entrevistado al señor Ignacio González, Presidente de la Comunidad de Madrid, en su programa de Onda Cero, Julia en la Onda. Esta mañana, Carlos Herrera (Herrera en la Onda), había hecho lo propio con el señor Fernández-Lasquetty, Consejero de Sanidad de la CAM. Sería de agradecer que la cadena esté tan dispuesta a informar sobre el conflicto que vive la sanidad madrileña, si no fuera por los atisbos de parcialidad que se desprenden de ambas entrevistas.
El señor González ha dicho dos verdades: una, que no va a privatizar la sanidad pública; y dos, que los ciudadanos no tendrá que sacar la cartera para pagar la atención que reciban.
Porque lo que pretende el señor González es «externalizar» la prestación de la atención sanitaria, que no es lo mismo. Y en una atención sanitaria pública-externalizada, el usuario final no es el que paga.
Ya nos han explicado y convencido de que es necesario reducir los gastos, y los han reducido todo lo que han podido en el capítulo más fácil de controlar, el coste de personal: han bajado el sueldo más de un 5% y han quitado una paga extra, han cancelado el abono de los doblajes y repartos, han suspendido la aplicación de la carrera profesional, han prolongado la jornada laboral, han quitado días de libranza por antigüedad y mocosos, han reducido la contratación de suplentes, han reducido las prestaciones en caso de incapacidad laboral, han….
Y, aunque menos aireado, seguro que también han reducido todo lo que hayan podido en infraestructuras y gastos corrientes, en mantenimiento de locales, calefacción…
Pero ¡ay señor, quien pudiera controlar, meterle mano, ponerle freno a ese otro sumidero por el que se va una parte tan sustanciosa del presupuesto sanitario: el bolígrafo. Sí, sí, el simple y sencillo bolígrafo en manos del médico que, con sus decisiones clínicas, decide cuál va a ser el coste de cada proceso que atiende. Si es necesario hacerle una TAC a ese paciente que ha sufrido un traumatismo craneoencefálico o bien se puede esperar a ver que pasa. Si es necesario tratar a ese niño hiperactivo con un medicamento de liberación prolongada o bien podría ir tirando con la versión normal, que va peor pero cuesta la décima parte. Si se mantiene ingresado a ese anciano con pluripatología que está requiriendo cuidados tan caros, o bien lo derivamos a un hospital especializado en anciano, aunque pille lejos de su casa. Si es tan necesario que en los Centros de Salud haya pediatras para atender a los niños….
A los gestores de la sanidad siempre les ha resultado imposible atacar por ahí. Porque el médico de la sanidad pública, con su condición laboral de funcionario, puede tranquilamente enarbolar la bandera de la ética, puede decidir libremente, lo que le parezca conveniente: le van a pagar lo mismo.
Es verdad, si llegara a producirse la externalización, los ciudadanos no tendrán que sacar la cartera. Porque, recordemos, hay tres clases de relación médico-paciente:
1) La medicina privada, en la que el paciente paga directamente cada uno de los costes que es la medicina de la complacencia con el paciente.
2) La medicina pública-externalizada en la que el paciente no paga, pero su atención es siempre un saldo negativo para el prestador del servicio y el médico se esfuerza por complacer a su empleador.
3) La medicina pública de prestación pública, en la que el médico se esfuerza en complacerse a sí mismo al procurar el mayor beneficio clínico para el paciente.
Así que si llegamos a tener la desgracia de que la sanidad pública sea gestionada con criterios mercantiles, con la vista puesta en el beneficio económico más que en el beneficio del paciente, los usuarios recibirán un servicio mucho peor, porque el bolígrafo médico estará lastrado por las consecuencias económicas y laborales que sus decisiones puedan tener sobre sí mismo, sobre sus ingresos y hasta sobre su estabilidad laboral, y así, seguramente muchos médicos tendrán que arrinconar la bandera de la ética. Y, en realidad, es muy posible que algún paciente acabe decidiendo pagarse por sí mismo el TAC o el medicamento de liberación prolongada que no le han prescrito. Es la única forma de que la sanidad pública sea rentable, así sí se podrá prestar incluso con la reducción presupuestaria del 15% prevista para 2013. Y aún sobrará para beneficios

También se ha dicho que la huelga del personal sanitario es injustificada y solo se debe a motivos laborales. Aquí el señor Lasquetty, que es quien lo ha dicho, no ha dicho la verdad. Más arriba se han descrito hasta ocho afrentas económico-laborales que el personal sanitario de la CAM ha sufrido en los últimos tiempos, y por ninguna de ellas han protestado. Si por algo se caracteriza este gremio es por su individualismo y su incapacidad para unirse en reivindicación de derechos laborales. El personal sanitario de la CAM, y en particular los médicos convocados por la AFEM, están en huelga indefinida, ejerciendo una fuerza tan inusitada, alcanzando una unión y una firmeza tan sorprendentes, porque su huelga es una huelga ética, porque lo que reclaman es la independencia clínica, lo que reclaman es la propiedad del bolígrafo. Creo que debemos apoyarles y recordar al señor Lasquetty que si está en el puesto que set´a, es para gestionar la sanidad, no para quitársela de encima. Y si no sabe, que deje a otro».
Pedro Iglesias Casas, pediatra de atención primaria.

Un comentario en «Al final, manda el bolígrafo»

  • el 6 diciembre, 2012 a las 13:20
    Enlace permanente

    Necesitamos vuestra ayuda, necesitamos que todo el mundo en Madrid se entere de que esto no es un asunto de ideología, que cuando vayan o lleven a un familiar a un hospital privatizado (o externalizado, como le gusta al consejero) van a atenderlo muy bien y con habitacion individual, pero cuando haya que ponerle una prótesis le pondrán la más barata, no será mala, pero no será la mejor, ni estará entre las buenas, simplemente cumplirá los mínimos.

    Le pondrán un tratamiento de quimioterapia que no estará en primera línea ni entre los más modernos, será uno válido, pero no entre los punteros y que mejores resultados ofrece. Que para realizarse un tratamiento de cateterismo cardiaco, o una operación por un gran quemado o una cirugía vascular, o un tumor cerebral, le remitirán a uno de esos hospitales públicos, menos rentables para particulares, pero que ponen por delante la salud de su familiar a ganar unos eurillos.

    Que si esos hospitales, gestionados por una empresa que, y es lógico, tiene que sacar beneficios, serán rentables para esa empresa el dinero lo tienen que quitar de esa atención, bien con esa prótesis de rodilla de las baratas, con ese tratamiento de quimioterapia barato, o quitando dos enfermeras del turno de noche y haciendo que una gestione la planta, que, habitualmente será suficiente. Pero una noche se pondrán malos dos pacientes a la vez y no dará abasto, y uno puedes ser tú o tu padre; o haciendo que el médico de guardia en vez de estar durmiendo en el hospital, esté localizado, porque pagan menos por guardia, y tarda veinte minutos en llegar al hospital. Pero si tienes una perforación intestinal, o tu abuelo tiene una crisis respiratoria o sufres un infarto, esos veinte minutos pueden ser cruciales. Y estas cosas no las dice el consejero. Esto no sale en la tele. Y, si me apuras, si no te paras a pensarlo, serían cosas que pasarías por alto.

    Y con todo esto se ahorrarán unos euros en sanidad…ni siquiera. El hospital de Alzira, primer hospital español con este modelo, desde hace 15 años, tras unos años de actividad, transmitió a la consejería valenciana de salud que no podía seguir haciendo frente a la atención de pacientes con el mismo dinero, teniendo este que aumentar considerablemente la asignación ofreciendo una cifra de gasto mayor que la de un centro público.
    Y esto hace preguntarse, ¿por qué, entonces, si no es más rentable, quieren cambiar ese modelo? ¿qué intereses ocultos puede haber?
    Para encontrar la respuesta uno tiene que irse a las empresas que hasta ahora han “ganado” esos concursos de adjudicación de hospitales en Madrid. Capio y Ribera Salud. Y ¿quien forma parte del accionariado de esas empresas? ¿quien está en sus consejos directivos? ¿quién es asesor de esas empresas? Os ruego que busqueis en Google la respuesta.
    No puedo terminar sin pediros, otra vez, que apoyeis, difundais, expliqueis, etc… lo que os acabo de contar, que se lo digais a vuestros padres, abuelos, hermanos, que lo comenteis en vuestro trabajo, a vuestros amigos…que el día 20 de Diciembre se aprueba y será demasiado tarde para plantearse que no hemos hecho lo suficiente. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.