Marcha Estatal contra la Violencia Machista

Convocadas por un total de 380 organizaciones feministas territoriales y otras 70 estatales, hoy han salido a la calle todas las personas dispuestas a luchar para que la violencia machista sea considerada cuestión de Estado. Las portavoces del movimiento feminista, convocantes de la primera Marcha Estatal contra la Violencia Machista, piden que “se incluya en la ley tanto la violencia que ejerce la pareja o expareja como las agresiones sexuales y la trata con fines de explotación sexual de mujeres y niñas”.

 

Mujeres y colectivos feministas de todo el territorio estatal han marchado juntas en Madrid para exigir que la lucha contra las violencias machistas sea una Cuestión de Estado. La Marcha salió desde el Ministerio de Sanidad en el Paseo del Prado hasta Plaza de España.

 

Junto al Ministerio de Sanidad, las organizadoras han dado lectura a un manifiesto, en el que el movimiento feminista pide que se reforme la ley de 2004 de violencia de género para que contemple todas las formas de violencia contra las mujeres, no sólo las que se dan en el entorno de las parejas o ex parejas.

 

¿Y quienes son algunas de las personas que no han secundado la manifestación?

 

Pues muchas que sufren lo que la psicóloga y terapeuta Norma Vázquez llama “el espejismo de la igualdad”. Se basa en la siguiente premisa: “Muchas personas, sobre todo las más jóvenes, creen que vivimos en una sociedad en la que las mujeres están mucho mejor que antes. Piensan que la igualdad prácticamente ya existe, por lo que vincular la violencia contra las mujeres y la desigualdad no tiene sentido”.

 

El espejismo de la igualdad es una de las causas por las que sólo la violencia física se identifica como violencia.

 

Desde este prisma, las relaciones violentas en realidad tienen mucho más que ver con la “gente”, con las actitudes personales, que con una relación basada en el poder. De hecho, como explica Norma Vázquez, “quien usa este discurso dice que, como las mujeres están en situación de igualdad, son tan maltratadoras como los hombres”.

 

El espejismo de la igualdad ha calado mucho en la gente joven y es probable que ésta sea una de las causas por las que sólo la violencia física sea en muchos casos identificada como tal.

 

Según un estudio presentado en 2014 por la Agencia Europea de los Derechos Fundamentales, el 50% de las españolas ha sufrido acoso sexual en algún momento de su vida desde los 15 años, y el 49% ha evitado en los últimos 12 meses determinados sitios o situaciones por miedo a ser atacada física o sexualmente.

 

Lo más visible, el mensaje que llega de esta violencia machista, son los asesinatos. Hasta el 2 de noviembre de 2015, según la plataforma Feminicido.net, 83 mujeres han sido asesinadas, una cifra que casi duplica los datos ofrecidos por el Gobierno, que identifica 41 víctimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *