Participación en la marcha 16J ‘Rescatemos personas, desahuciemos banqueros’

El reciente rescate a los bancos supone un agravamiento de la situación de empobrecimiento colectivo a la que se nos somete desde el inicio de la crisis. A todas las personas se nos ha hipotecado el futuro al convertirnos en avalistas de los bancos. Después de años de enormes beneficios para una minoría, ahora nos obligan a pagar sus pérdidas. Lo que nos presentan como solución, como la única opción posible, es un paso más hacia el abismo: más deuda, más déficit, más recortes. Estamos siguiendo los mismos pasos que Grecia y todos los otros países de todos los continentes que han sido estrangulados por una deuda ilegítima e imposible de pagar. A esto queremos darle la vuelta. Mientras un gobierno que no nos representa mendiga la confianza de los mercados, nuestra confianza está en otra parte: las plazas del mundo están hablando, desde Tahrir a Syntagma. El único rescate posible es el rescate ciudadano, el que ponemos en práctica en cada desahucio parado y día a día en las redes de apoyo mutuo de los barrios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.