Carta a un banquero y a un bancario

http://www.cartaalbanquero.org/

Mi madre falleció hace dos años, y al poner sus cuentas al día para la herencia descubrimos que todos sus ahorros los había colocado en un fondo de inversión del Banco Pastor. Eran 50.000€, que no se podían tocar durante 5 años, y al cabo de los cuales sólo hemos podido recuperar 7.000€. El fondo era un producto financiero de alto riesgo, que sólo unos 20 días más tarde mi madre no habría podido firmar amparada por la legislación que protege a los clientes que no tienen el perfil adecuado para hacer una inversión de esas características. Otros bancos como las Cajas ya habían aplicado esa legislación europea hacía 3 años. Mi madre, confió ciegamente en el director de aquella sucursal porque era el conocido de una buena amiga, la cual según me repitió incansable que aquel señor era una buena persona con el que podías firmar lo que fuera » a ciegas»… y eso es lo que hizo mi madre, con 74 años y sin tener ni idea de productos financieros. Muchos de los trabajadores de la banca saben de lo que estoy hablando: «vamos a ver si engaño alguna abuelita y le vendo esto, que me da puntos…»

En fin, no podemos meternos en acciones legales porque podríamos perder más de lo que ya le robaron a mi madre, pero mi reflexión es LA FALTA DE ÉTICA DE TODOS es el cáncer de esta sociedad. Si no tomamos conciencia de ello no podremos salir adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.