Madres contra la represión y abuelos y familiares en cada historia de lucha

Alfonso Fernández, Alfon, fue detenido en la pasada huelga general del 14-N y acusado de tenencia de explosivos, pasó casi dos meses en prisión, la mayor parte del tiempo bajo el régimen FIES-5, aplicado a narcotraficantes y terroristas. Hoy sigue pendiente de juicio y acude cada quince días a firmar a los juzgados de Plaza de Castilla. Su amigo Carlos Palomino, el 11 de noviembre de 2007 salió de casa hacia una contraprotesta para mostrar su repulsa por una manifestación de corte fascista, pero no llegó a su destino ya que la puñalada que le asestó Josué Estébanez (un soldado del Ejército de Tierra) en un vagón del metro de Madrid, sesgó su vida. Tenía 16 años. Su asesino fue condenado a 26 años de prisión.

Los nombres de Carlos Palomino o Alfon ya no se borrarán de las hemerotecas, pues son dos de las caras más visibles de la represión aunque hay muchas más detenciones, agresiones, torturas y  asesinatos. Y detrás de cada una de estas historias hay una familia que sufre. La lucha de Alfon, de Carlos (ambos amigos) y de tantos otros jóvenes,20140916_203050_resized es también la de sus familias. Así nace la Plataforma de Madres contra la Represión.

Yayoflautas de Madrid, estuvimos ayer en la concentración que hubo en So y hablandol con el abuelo de Alfon.

20140916_204020_resized

Deja un comentario en: “Madres contra la represión y abuelos y familiares en cada historia de lucha

  • 17 septiembre, 2014 en 22:17
    Permalink

    En este caso el abuelo es también protagonista, pero siempre me ha sorprendido la capacidad de las madres para organizarse en defensa de sus hijos cuando creen que hay una injusticia detrás. Madres contra la droga, de represaliados, de presos… No puedo menos que recordar a la mía que hace 40 años estaba dispuesta a ir al castillo militar de Figueras a pedir mi derecho de objetor de conciencia al servicio militar obligatorio. Este verano me he enterado que estaba en contacto con otros padres y es que a menudo lo que la razón no estiende para el sentimiento es algo evidente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.