II carta de Yaya-Dulce a la Delegada Cifuentes

20140322__MG_6297
A la atención de la Sra. Cifuentes
Muy señora mía.
Tengo el dudoso placer de volver a dirigirme a usted dos años después de mi última carta, fechada en mayo del 2012, cuando usted ya se empezaba a hacer dolorosamente célebre por su política represiva que me condujo varias veces a los juzgados, tanto a mi como a mi familia. Por cierto, siempre hemos ganado, sentenciando el juez en su contra el pagar las costas judiciales, que habremos pagado entre todos, y estamos esperando sus disculpas.
Me vuelvo a presentar porque seguramente no me recuerde. Tengo 54 años, en paro, tres carreras universitarias, milito en un partido de izquierda y colaboro con varias asociaciones populares siempre bajo el pacifismo que ha marcado mi vida y que aprendí de otros compañeros en aquellos años en que pensábamos que quedaba atrás nuestra peor pesadilla. Es decir, cumplo casi todos los requisitos que usted marca a la prensa para describirnos: rojo, descerebrado y violento que toma las calles. Como comprobará sin demasiado esfuerzo, hay muchos más universitarios en las calles que entre sus asesores y los de su gobierno.
Ayer la ciudadanía realizamos una “marcha por la dignidad 22M”. ¿Una manifestación más? No. La manifestación que nos recuerda que es una vivencia indigna seguir tolerando pacientemente todos los desmanes a los que ustedes someten al pueblo. Mandó usted cargar a sus esbirros mandibuleros mientras tocaba la Solfónica en Colón sin que hubiera ninguna provocación. Lo sé porque estaba allí y hay varios videos que lo demuestran, porque es su forma de actuar y en pocos minutos empezaban los telediarios. Un amigo mío resultó herido en la carga, un violento de 73 años que tiene como afición recitar a Garcìa Lorca.
A los pocos minutos hizo que aparecieran sus sicarios en Tirso de Molina aterrorizando paseantes en un despliegue que me recordó el día de las fuerzas armadas, así con minúsculas, también sin ninguna provocación. Ustedes tomaron policialmente Madrid en un sinsentido mediático.
Y no es digno de ningún ciudadano seguir consintiendo tamaños desmanes, He oido en una cadena televisiva que está usted dispuesta a investigar las actuaciones de los violentos y me he alegrado mucho pensando que por fin va a hacer un estudio del estado mental de la UIP y sus mandos, así como del suyo propio.
Mientras tanto, y por dignidad, le quedaría muy agradecida si se decidiera a dimitir de cualquier cargo político y se fuera a disfrutar la pensión vitalicia que con tanta indignidad ha conseguido.

 

2 thoughts on “II carta de Yaya-Dulce a la Delegada Cifuentes

  • 27 marzo, 2014 en 02:52
    Permalink

    Gracias dulce con tu escrito alivias mi herida.Y también mis años. En tu Alusion a F.Gracia Lorca del que me siento y así dicen el mejor recitador de España ,El romance de la guardia civil español cobraba vida cuando en forma de Policías Nacionales
    ,,,entraron a saco en la Plaza de Colon cuando sonaba el Himno de la Alegría .y humanos los Yayos viejos dignamente,porque un a ti disturbios me con
    mino a que corriera y al no hacerlo recibí una brutal goma oscura en la pierna derecha.pero no me arrodille como este perro que es solo la voz su amos Cifuentes y Rajoy desearían.A partir de hoy este poema antes de recitarlo haré alusión a este hecho.Dulce ya sabes lo que te lo agradezco. Ahora diré mas alto nuestro gritoSOMOS MAYORES Y NO TENEMOS MIEDO.Gracias compañera.

  • 6 abril, 2014 en 19:35
    Permalink

    Te felicito por la carta escrita a la cifuentes.No se pueden decir más cosas tan correctamente. gracias

    (son personas indignas…….)

    un saludo muy fuertey una caricia a tu perrito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.