Esa Europa que se suicida

Rayas en el agua. Blog de Verónica del Carpio

 

La terrible foto del niño sirio refugiado ahogado (¿se acuerda aún usted del nombre?) ha conmovido el corazón de muchos; de quienes tienen corazón. Y mire usted esta otra foto:

hungrc3ada

¿Cree usted por la escenografía que es la foto de un peligroso delincuente esposado entre dos policías, un delincuente que además de peligroso tiene una grave enfermedad contagiosa?

 

No. Está usted viendo la foto de un refugiado que ha sido condenado por un tribunal de Hungría, país de la Unión Europea, por del delito ya tipificado en la normativa penal húngara, de haber pasado la frontera ilegalmente, y a quien consideran un virus, no una persona con derechos. Aquí tiene usted a noticia:

hungrc3ada2

 

 

Es decir, está viendo usted la foto de una persona que es víctima de un Estado, de un Estado que pertenece a la Europa de los derechos, de un Estado que ha decidido saltarse la legalidad internacional de asilo hasta tal punto que no solo no lo respeta sino que considera huir de la guerra un delito en sentido penal del término, y de un Estado que pertenece a una Unión Europea que ha decidido mirar para otro lado ante una práctica manifiestamente contraria a la legalidad internacional, los valores democráticos, la mínima humanidad y a la propia esencia de la Unión Europea.

 

Si la Unión Europea es algo, es la Europa de los derechos que incluye el derecho de asilo. O eso dicen que es. Pero si en la Unión Europea vamos a ser como una dictadura cualquiera en la que los tratados internacionales no se respetan ni en los derechos más básicos, Europa fracasa. Ha fracasado ya. Esa gravísima foto lo demuestra. Porque un país de la Unión Europea ha decidido saltarse la propia normativa europea, flagrantemente, en materia esencial, gravísima, despreciar los valores mínimos de un Estado de Derecho, y los demás países miran para otro lado.

 

La expulsión automática de los migrantes y las penas de prisión por cruzar ilegalmente la frontera son castigos injustos que van en contra de los tratados europeos de derechos humanos y los valores democráticos fundamentales de la Unión Europea.

 

No digo que la foto me da vergüenza, que también, porque lo que me da es muchísimo miedo. El miedo de pensar que quizá es la foto de contenido más grave que he visto en muchos años. El miedo de pensar que un Estado de la Unión Europea ha decidido comportarse como una dictadura, saltándose la legalidad internacional y de forma contraria a la mínima humanidad, y que la Unión Europea no hace nada al respecto. El miedo de pensar que cuando los derechos no se respetan en Hungría, si mañana le pasara eso a mi familia, a mis amigos, a mis vecinos, a mí, también la Unión Europea, una Unión Europea que ha decidido suicidarse, miraría para otro lado.

 

Porque la Unión Europea ha decidido suicidarse, y a usted, que lee esto, no le ponen esta foto en portada ni le explican los grandes medios de comunicación lo que significa.

 

Y un tuit como este de Amnistía Internacional lleva 66 retuits. Solo. El estornudo de un futbolista consigue centenares.

11

Y si a usted le conmovió el corazón la foto del niño ahogado, quizá la foto de ese señor a quien han impuesto una condena en un tribunal penal de un país de la Unión Europea por el delito de huir de la guerra, le conmueva el cerebro. Porque estamos en la cuesta abajo, cayendo en picado en el respeto minimo de los derechos y los valores democráticos de Europa, está en juego la propia esencia de la Unión Europea, y o paramos, o esto pinta mal. Muy mal.

 

Y no para los refugiados, que también: para los ciudadanos de la Unión Europea.

 

Llamamiento. La ONG Rights International Spain, en colaboración con otras ONGs, promueve una campaña internacional de cartas al presidente de Hungría. Se puede firmar por internet aquí. Yo ya lo he firmado y la he hecho mía: el párrafo en negrita es transcripción de un párrafo de la carta.

refugeeswelcome

Y hago además otra cosa, lo poco que está en mi mano: este post, que se puede difundir con tu ayuda. La gente tiene que saber que lo que está en juego no es solo la vida y los derechos de los refugiados, con ser eso muchísimo, sino la propia esencia democrática de la Unión Europea.

 

La ONG Amnistía Internacional recomienda hacer y difundir fotos con el cartel #RefugeesWelcome, y hacerlas llegar con copia a Sr. presidente del Gobierno, vía redes sociales. Aquí la mía.

2 thoughts on “Esa Europa que se suicida

  • 17 septiembre, 2015 en 19:16
    Permalink

    Que no se nos endurezca nunca el corazón. El poder administra el horror de tal modo que llega un momento en el que no distinguimos dónde se empiezan a traspasar barreras que creíamos infranqueables. Así, al primer ahogado le han sucedido miles. Ahora, al primer detenido por haber cometido el delito de querer vivir, desgraciadamente también le sucederán más. ¿Hasta cuándo vamos a permitir que los que nos gobiernan sean los peores enemigos de la vida?

  • 19 septiembre, 2015 en 10:42
    Permalink

    Tenemos dos armas letales, la protesta y el voto para impedir que sigan gobernando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.