Acceso a la docencia pública

Agustín-Moreno1

La consejería de Madrid ha lanzado una burda campaña de escarnio hacia los opositores de primaria. Con repuestas anecdótica y sin enseñar el supuesto “estudio”. El intento de desprestigio busca romper el sistema de acceso a la función pública. Por dos vías. 1) La ruptura unilateral del acuerdo sobre interinos que desprecia la experiencia (14% de peso) y la formación docente, y que sea la nota de la oposición (80%) la que determine la plaza y el trabajo. Ello conduciría al aumento de la precariedad, la rotación y a la pérdida de excelentes profesionales al romperse el actual equilibrio.

2) Con listas muy escasas de profesorado interino, se abriría una gran puerta a la contratación a dedo de nativos para los centros bilingües (hasta ahora ilegal, habiendo acusaciones de prevaricación en los tribunales). Si unimos a lo anterior: a) la generalización de centros bilingües; b) que no puedan habilitarse los interinos que no trabajen; c) el mayor poder de los directores previsto en la ley Wert para contratar clientelarmente a parte de sus profesores, en el futuro habrá una parte de las plantillas no sujetas a la selección basada en la igualdad, mérito y capacidad que establece la Constitución.

Un vehículo para esta agresión es el programa llamado bilingüe, nunca evaluado. Tiene efectos negativos sobre el profesorado (desplazamientos, etc.) y devalúa los conocimientos en materias fundamentales, para conseguir un inglés a nivel de conversación. Pero, sobre todo, produce una grave segregación, pedagógicamente perversa, al formar grupos de alumnado que va bien y otros grupos con graves dificultades. Se crean así situaciones que pueden convertir la escuela en un riesgo para bastantes alumnos, en vez de en una oportunidad para todos.

Urge un consenso que dé estabilidad al sistema de acceso a la docencia pública, que mantenga un equilibrio entre brillantez y experiencia, en un marco de Ofertas Públicas de Empleo suficientes para recuperar el empleo perdido en los últimos cuatro años (62.000 profesores menos para 400.000 alumnos más). Para ello la Marea Verde estatal deberá movilizarse por la defensa de la profesión docente y de la escuela pública.

Agustín Moreno, Profesor de Secundaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *