Manolo, un insumiso solidario

Manolo Baena, un prejubilado de 63 años vecino de Badalona (Barcelona), nunca había participado en movimientos reivindicativos pero asegura que la vejez lo ha convertido en un “revolucionario”. Durante los últimos meses ha participado en diversas concentraciones de los ‘iaioflautas’ y tras conocer la medida del euro por receta que anunció la Generalitat, Manolo pensó qué podía hacer para hacer frente a una tasa que considera “incongruente”. Consultó a la Confederación de Asociaciones Vecinales de Cataluña (CONFAVC) y del colectivo Dempeus per la salut pública para conocer qué acción de protesta podía llevar a cabo y se declaró insumiso del euro por receta.

“Lo que más me empujó a tomar la decisión fue la discriminación que sufren las personas que cobran pensiones bajas”, explica Manolo Baena, quien recuerda que la tasa se aplica de la misma forma independientemente de los ingresos. Le chocó que una mujer con una pensión que apenas superaba los 500 euros, tuviera que pagar lo mismo que él pese a cobrar más del doble. “Me dijo que pagaba el euro por receta porque tenía miedo a perder pensión”, explica Manolo. “Me pareció injusto y decidí actuar”, comenta Manolo Baena, quien cree que “el sistema se va a derrumbar si no combatimos este tipo de desigualdades”.

Desde la entrada en vigor del euro por receta el 23 de junio, más de 6.000 personas se han declarado insumisos y no han pagado el euro por receta en Catalunya. Según los datos del departamento de Salud de la Generalitat, los insumisos se han negado a pagar la tasa de cerca de 18.000 recetas, lo que significa un 0,05% del total de medicamentos dispensados en este periodo.Según Manolo Baena, el euro por receta de la Generalitat, sumado al copago farmacéutico aplicado por el gobierno español y al coste de la Seguridad Social “provoca que los impuestos sean más caros que el propio medicamento”.

El gobierno catalán insiste en la finalidad disuasoria del euro por receta y apunta que entre julio y agosto se despacharon un 20% menos de recetas que en el mismo periodo del año anterior. Aún así, desde la puesta en marcha del euro por receta -o ‘tique moderador’, como es denominado oficialmente- la Generalitat ha recaudado 33,6 millones de euros y esperan llegar a cerca de los 50 millones a final de año.

Comprensión en la farmacia

Desde que se declaró insumiso del euro por receta, Manolo no ha recibido ninguna notificación de la Generalitat para comunicarle que es un deudor de la Generalitat y no ha tenido ningún conflicto en su farmacia habitual, situada en el barrio de La Salut de Badalona. De hecho, el gobierno catalán aún está estudiando la manera de reclamar la tasa a todos aquellos que se han negado a pagarla. “Le digo a la farmacéutica que ejerce de funcionaria sin cobrar”, ironiza Manolo Baena, quien debe rellenar seis formularios -uno para cada medicamento que consume- y presentar una copia de su DNI cuántas veces se niegue a pagar el euro por receta. Estos formularios llegan al CatSalut pero hasta el momento no se ha concretado como van a reclamar las cantidades impagadas desde la administración.

Diversos sindicatos y asociaciones de vecinos ofrecen asesoramiento y tranquilizan explicando que darán apoyo legal cuando empiecen a llegar las reclamaciones a los insumisos. Asegura Manolo que al principio era más sencillo porque solamente debía rellenar un documento pero “cada vez lo ponen más complicado para evitar casos de insumisión y muchos pagan la tasa para evitar todo el papeleo”, apunta Manolo, quien recuerda que si un 10% de los pensionistas catalanes llevaran a cabo esta protesta pacífica, el gobierno catalán se replantearía la medida debido al enorme coste burocrático que le supondría.

Sin temor a las consecuencias

Tras consultar a un grupo de abogados, Manolo Baena está tranquilo y asegura que lo peor que le puede ocurrir es que la Generalitat le recargue un 20% sobre el importe no satisfecho. Lejos de preocuparle, anuncia que junto a unos amigos está pensando en nuevas acciones para declararse insumiso del copago farmacéutico. “Con la edad que tengo ya puedo empezar a meter follón y muchos vecinos de La Salut se están uniendo a la protesta pacífica”, añade sonriente Manolo.

http://www.eldiario.es/diarisanitat/insumiso-solidario_6_65853447.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *