La guerra existe, aunque todavía no nos haya golpeado a todos

La guerra existe, aunque todavía no nos haya golpeado a todos, o algunos sobrevivamos de momento, aunque la aniquilación que ya afecta a tantos, nosotros vayamos sorteándola.

Los mafiosos negocios que forman parte de los modos de acumular/robar de la clase dominante. Los excesos policiales  que no son esporádicos, sino que forman parte de un modelo de dominación que hace de la masacre el modo de atemorizar a las clases populares para que no se salgan del guión escrito por los de arriba, y que le llaman democracia: votar un día cada cinco o seis años y dejarse robar/asesinar el resto del tiempo.

Lo peor que podemos hacer es no mirar la realidad de frente, hacer como si la guerra no existiera. Esto es contra todos y todas.

Si queremos de verdad que el mundo cambie, hay que tomar otros rumbos.

Mirar el horror de frente, trabajar el dolor y el miedo, avanzar tomados de las manos,  creer en nuestra fuerza e inteligencia colectiva, no bajar la guardia, animar a la ciudadanía a luchar cada día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.