La Consulta ciudadana por la Sanidad

sp1

Los pasados días 5 a 10 de Mayo se ha celebrado en la Comunidad de Madrid una consulta popular sobre la opinión que tienen los ciudadanos sobre el proyecto del Gobierno del PP para privatizar la Sanidad Pública de nuestra región.
Esta consulta se produce a raíz de la declaración de intenciones y las correspondientes medidas legislativas del Gobierno regional para privatizar 6 hospitales públicos y 27 centros de salud en el presente curso, lo que supone avanzar de manera decisiva en un camino que desde hace años esta recorriendo paso a paso el Servicio Público de Salud de nuestra Comunidad y que, junto a las políticas estatales de los últimos gobiernos de la nación, están provocando su deterioro y paulatina perdida de calidad.
En un tiempo record, la consulta ha demostrado el firme rechazo de los ciudadanos a las políticas privatizadoras que afectan a la sanidad, y en solo 6 días se han contabilizado 948.476 votos en más de 700 mesas de 104 municipios de la Comunidad de Madrid, de los cuales el 99,4% han sido a favor del mantenimiento de la sanidad pública y el rechazo a su privatización. Todo ello organizado por numerosos profesionales y ciudadanos que de manera voluntaria han estado día tras día a pie de urna, animando y organizando la recogida.
Como contraste y muestra de la actitud habitual de los actuales responsables sanitarios de la región, las urnas fueron expulsadas de varios recintos sanitarios por orden directa de la Consejería de Sanidad. Además, esta expresión de la voluntad popular (que en la práctica constituye un autentico referéndum) ha sido desoída y menospreciada por parte del Consejero de Sanidad de la Comunidad, Sr. Lasquetty, y de su presidente González, quienes, según han manifestado, en ningún caso consideran que a la vista de los resultados se debería replantear su actual política sanitaria en la CAM y abrir un debate público, que hasta ahora se ha sustraído a la ciudadanía, sobre la privatización de los servicios públicos. Y es que los intereses espurios que abundan en la administración y que han fijado a la sanidad publica y otros servicios públicos como piezas a cobrar para su lucro y mercadeo, les incapacita para escuchar las demandas ciudadanas.
Frente a ésto, el camino que hay que seguir recorriendo, es hacer que nuestra voz se siga oyendo y llegue hasta todos los ayuntamientos y al Parlamento de la comunidad presentando mociones que obliguen a su debate y pongan en evidencia los intereses de los que pretenden arrebatar el patrimonio publico a sus verdaderos dueños: los ciudadanos y vecinos de esta Comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *