Beber y comer de nuestro entorno

Las bebidas, ensaladas, verduras cocinadas a base de flores, frutas y hierbas silvestres, son una forma sana de aprovechar el verano y las excursiones a parajes límpios para crear hábitos de recolección de plantas beneficiosas y tomar decisiones graduales de autonomía alimentaria, aprovechando el conocimiento de los abuelos sobre hierbas silvestres y flores comestibles y terapéuticas.

Valgan como ejemplo el trébol rojo, la margarita, el diente de león y la mora, fácilmente distinguibles.

Para preparar una limonada coimages-1n flores de trébol rojo se necesitan dos manos llenas de flores, un litro de agua, jugo de medio limón, algo de menta o melisa y que repose dos horas (el trébol rojo contiene taninos, isoflavonas y abre obstrucciones internas de hígado, riñón y bazo, con lo que produce un ánimo alegre).

La margarita que contiene sílice y flavonoides, es una planta deintoxicante de la que son comestibles sus hojas y flores, al igual que el diente de león. Son magníficas en ensaladas.

Las moras como postre nos darán un gran aporte de vitamina C y taninos de gran ayuda para una buena digestión.

Para quien quiera ampliar la información sobre alguna de las plantas y sus efectos, aconsejamos usar  http://www.botanical-online.com

Una web que cuida la información respecto a contraindicaciones y suele incorporar últimas investigaciones sobre usos de las plantas.

 

 

3 thoughts on “Beber y comer de nuestro entorno

  • 8 agosto, 2013 en 15:03
    Permalink

    Nunca es tarde para aprender.
    Nuestros abuelos y en muchos paises se curan y alimentan con plantas sencillas.
    Yo quiero aprender.

    Responder
  • 8 agosto, 2013 en 18:04
    Permalink

    En la casa de campo que estoy rehabilitando, tengo de vecino a un téctico agrónomo que tiene en su jardín todas las plantas autóctonas y está también sacando adelante semillas traídas de más lejos. Un gusto conocer de su mano la hermosa equinacea o la dulce estevia..y otras de lejanos entornos pero que se están dando bien, como la quinoa.
    Ya reconozco bien unas 25 o 30 variedades, he recolectado directamente unas 20 y las estoy usando, en fresco unas y otras las estoy macerando en aceite y en alcohol o simplemente secando para infusiones o cocinar rehidratándolas.
    Espero que en septiembre intercambiemos nuestros aprendizajes.

    Responder
  • 9 agosto, 2013 en 08:40
    Permalink

    Solo decir que estos alimentos se deben tomar en pequeñas proporciones porque contienen, como las espinacas, oxalatos que impiden la absorción de algún otro nutriente y son contraindicados para la gota o artritis.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *