Basta de impunidad, paraísos fiscales, lavado de dinero y amnistías a corruptos y defraudadores

7

Docenas de periodistas han revisado millones de archivos filtrados y miles de nombres para ofrecerles este informe de ICIJ*, sobre el secretismo de los paraísos fiscales offshore.

Por Gerard Ryle, Marina Walker Guevara, Michael Hudson, Nicky Hager, Duncan Campbell y Stefan Candea
Traducción: Enrique Prudencio para Zona Izquierda

Se ha quebrado en pedazos como un piñata un caché de 2,5 millones de archivos con más de 120.000 empresas y trusts financieros extraterritoriales, dejando al descubierto las relaciones ocultas de altos cargos de la casta política, estafadores y mega-ricos de todo el mundo.

Los expedientes secretos obtenidos por el ICIJ, ponen al descubierto los nombres que se ocultan detrás de las empresas encubiertas y fideicomisos privados en las Islas Vírgenes Británicas, las Islas Cook y otros escondites costa afuera.

Hay médicos y dentistas estadounidenses, griegos de clase media-alta, así como familiares y socios de déspotas de toda la vida, estafadores de Wall Street, multimillonarios indonesios y del Este de Europa, altos directivos de empresas rusas, traficantes internacionales de armas y hasta una empresa sin director al frente que la Unión Eropea ha etiquetado como una pieza más del desarrollo del programa nuclear de Irán.

Los archivos filtrados proporcionan datos y cifras – las transferencias en efectivo, las fechas de apertura de las cuentas, los vínculos entre las empresas y los individuos – que ilustran cómo el secreto financiero offshore se ha extendido agresivamente por todo el mundo, permitiendo a los ricos con buenas conexiones evadir impuestos y aumentando la corrupción y los problemas económicos de los países ricos y pobres. Los archivos detallan los holdings offshore de personas y empresas de más de 170 países y territorios.

El tesoro documental representa la mayor reserva de información oculta sobre el sistema de atesoramiento extraterritorial jamás obtenida por un medio de comunicación. El tamaño de los archivos en conjunto, medido en gigabytes es más de 160 veces superior al de los documentos del departamento de Estado de Estados Unidos filtrados por Wikileaks en 2010.

Para realizar el análisis de los documentos, ICIJ contó con la colaboración de reporteros de The Guardian y la BBC en el Reino Unido, de Le Monde en Francia, Süddeutsche Zeitung y Norddeutscher Rundfunk en Alemania, The Washington Post, Canadian Broadcastint Corporation (CBC) y otros 31 socios de los medios de todo el mundo.

Ochenta y seis periodistas de 46 países utilizando soportes de alta tecnología para extraer los datos. Se oye algo parecido al crujir de zapatos de cuero al ir cribando correos electrónicos, libros de contabilidad y demás archivos que abarcan un período superior a 30 años.

“Nunca he visto nada igual. El mundo secreto de las finanzas ha quedado al descubierto, comentó Arthur Cockfield , profesor de derecho y experto fiscal de la Universidad de Queen de Canadá, que revisó algunos de los documentos durante una entrevista con la CBC. Dijo que estos documentos le recuerdan la escena de la película clásica El Mago de Oz en la que “se abre el telón y aparece el asistente del operador de la máquina secreta”.

Gansters y oligarcas

El gran flujo de dinero offshore – legal e ilegal, personal y corporativo – puede crear turbulencias en las economías nacionales y provocar el enfrentamiento entre países. La continua crisis financiera europea se ha visto negativamente influida por el desastre fiscal griego exacerbado por la evasión de impuestos en los paraísos fiscales offshore y por una crisis bancaria en el pequeño paraíso fiscal de Chipre, donde los activos de los bancos fueron inflados por oleadas de efectivo procedente de Rusia.

Los activistas contra la corrupción argumentan que el secreto bancario offshore socava el orden público y agota la paciencia y los medios de vida de los ciudadanos obligados a pagar más impuestos para compensar los que los ricos evaden. De los estudios realizados se desprende que los flujos transfronterizos de ingresos globales correspondientes a delitos financieros oscilan entre 1 billón y 1,6 billones de dólares al año.

Durante los 15 meses de la investigación de ICIJ se encontró que además de las operaciones legales, el secreto y la laxa supervisión que ofrece el mundo financiero offshore facilita el fraude, la evasión fiscal y la corrupción política sin límites.

Clientes de los escondrijos offshore identificados en los documentos que se indican a continuación:

-Personas y empresas vinculadas a Magnitsky Affair de Rusia un escándalo de fraude fiscal que ha tensado las relaciones entre EE.UU. y Rusia y dio lugar a la prohibición de adoptar niños rusos a los estadounidenses.

-Un intermediario venezolano acusado de utilizar entidades extraterritoriales para financiar un esquema de Ponzi con sede offshore y canalizar millones de dólares en sobornos a políticos venezolanos.

-Un magnate empresarial que ganó miles de millones de dólares durante el boom de la construcción masiva auspiciada por el Presidente de Azerbaijan Ilham Aleiev, incluso mientras estaba involucrado, en secreto, en los negocios de empresas offshore propiedad de las hijas del Presidente.

-Multimillonarios indonesios vinculados al fallecido dictador Suharto, que creó una élite adinerada durante sus décadas de poder.

Los documentos proporcionan también posibles nuevas pistas sobre los crímenes y los rastros de dinero que se han ido olvidando.

Después de que el ICIJ identificara a la hija mayor del fallecido dictador Ferdinand Marcos, María Imelda Marcos Manotoc como beneficiaria de trusts en las Islas Vírgenes Británicas, las autoridades filipinas dijeron que estaban impacientes por saber si los activos de los trusts eran parte de los cerca de 5 mil millones de dólares que su padre amasó mediante la corrupción.

Manotoc, gobernadora provincial en Filipinas, declinó responder a una serie de preguntas acerca de los trusts.

Riqueza con conexión política

Los archivos obtenidos por ICIJ, arrojan luz sobre las tácticas del día a día que las empresas de servicios y sus clientes utilizan para mantener cubiertos a empresas, trusts y sus dueños.

Tony Merchant uno de los mejores abogados de acción de Canadá, dio un paso más para mantener la privacidad de un Trust de las Islas Cook en el que había colocado más de un millón de dólares en 1998, según muestra el documento.

En una presentación de documentos a las autoridades fiscales canadienses, Merchant marcó “no” cuando se le preguntó si tenía activos en el extranjero superiores a 100.000 dólares en 1999, según documentos judiciales.

Entre 2002 y 2009, solía pagar sus cuotas para mantener el trust mientras seguía enviando miles de dólares en efectivo y cheques de viaje metidos en sobres en vez de utilizar cheques bancarios o transferencias electrónicas más fáciles de rastrear, según los documentos de la empresa de servicios offshore que supervisó el trust a petición suya.

Una nota de archivo advertía a los empleados de la firma que Merchant tendría un “accidente cerebro vascular” si trataban de comunicarse con él por fax.

No está nada claro si su mujer, Pana Merchant, senadora canadiense declaró sus ingresos familiares que tenía en el trust, en los formularios anuales de situación financiera a que están obligados los senadores. Según la legislación vigente, debería haber revelado todos los años a la comisión ética del Senado que tenía dinero en un trust, pero su declaración es confidencial.

Los Merchant declinaron hacer comentarios.

Otros nombres de alto perfil identificados en los archivos de las cuentas offshore son la esposa del viceprimer ministro de Rusia, Igor Shuvalov y dos altos ejecutivos de Gazprom, el gigante corporativo propiedad del gobierno ruso que es el mayor extractor de gas natural del mundo.

La esposa de Shuvalov y los funcionarios de Gazprom tenían participaciones en empresas de las Islas Vírgenes Británicas, según muestran los documentos. Los tres se negaron a hacer cualquier comentario.

El vicepresidente del Parlamento de Mongolia dijo que estaba considerando renunciar a su cargo después de que ICIJ le preguntó sobre los archivos que muestran que tiene una sociedad offshore y una cuenta bancaria secreta en Suiza.

“No debería haber abierto esa cuenta”, dijo Bayartsogt Sangajav, que también ha servido como ministro de Finanzas de su país. “Probablemente debería considerar renunciar a mi cargo.”

Bayartsogt dijo que en su cuenta de Suiza llegó a tener más de un millón de dólares, pero que la mayor parte del dinero pertenecía a los que calificó como “amigos de negocios”, que se habían unido a la inversión en valores internacionales.

Reconoció que no había declarado oficialmente en Mongolia su compañía BVI ni la cuenta en suiza, pero dijo que no evadió impuestos porque las inversiones no produjeron beneficios.

“Pero yo debería haber incluido la empresa en mis declaraciones”, dijo.

Los clientes ricos

Los documentos también muestran cómo los mega-ricos utilizan estructuras  complejas para ocultar la propiedad de mansiones, obras de arte y otros bienes. Disfrutar de ventajas fiscales manteniendo el anonimato no está al alcance de las personas comunes.

Entre los nombres de españoles, el mas conocido es el de la barones Carmen Tyssen-Bornemisza, que figura en los documentos como propietaria de una empresa en las Islas Cook dedicada a la compra de obras de arte a través de casas de subastas como Sotheby y Christie, como El molino de Agua en Gennep de Van Gogh. Su abogado reconoció que ella obtiene beneficios fiscales manteniendo la propiedad de sus obras de arte offshore, pero insistió en que ella utiliza paraísos fiscales principalmente porque proporcionan la “máxima flexibilidad” cuando se trasladan obras de arte de un país a otro.

Entre los cerca de 4.000 nombres de norteamericanos, destaca Denise Rich, una compositora nominada al Grammy, cuyo ex marido estaba en el centro de un escándalo de perdón por parte del gobierno cuando el presidente Bill Clinton dejó el cargo.

Una investigación del congreso determinó que Rich, que recaudó millones de dólares para el Partido Demócrata, jugó un papel clave en la campaña que convenció a Clinton para que perdonara a su ex esposo, Marc Rich, que comerciaba con petróleo y había estado en busca y captura en Estados Unidos por evasión de impuestos y tenía además cargos de crimen organizado.

Los archivos obtenidos por el ICIJ muestran que tenía 144 millones de dólares en abril de 2006 en un trust de las Islas Cook, una cadena de atolones de coral y afloramientos volcánicos a casi 12.000 kilómetros de su casa de Manhattan, donde vivía entonces. Su participación en el trust incluye el yate Joy Virgen donde se reunían celebridades y ricos hombres de negocios y se recaudaba dinero para obras de caridad.

Rich, que renunció a su ciudadanía estadounidense en 2011 y ahora es ciudadano austriaco, se negó a responder todas las preguntas sobre su trust en alta mar.

Otro prominente ciudadano que figura en los archivos y que renunció a su ciudadanía es un miembro de la dinastía Mellon, que creó empresas emblemáticas como Gulf Oil o Mellon Banck. James R. Mellon – autor de libros sobre Abraham Licnoln y patriarca y fundador de su familia, Thomas Mellon, utilizaba cuatro empresas en las Islas Vírgenes Británicas y Lichtenstein para negociar con valores y desde donde realizaba decenas de transferencias de millones de dólares entre cuentas bancarias que controlaba en el extranjero.

Al igual que muchos de los que jugaban en bolsa desde alta mar, Mellon parece haber tomado medidas para distanciarse de sus intereses offshore, como se desprende de los documentos. A menudo utilizan nombres de terceras personas para que figuren como directores y accionistas de sus empresas en lugar figurar ellos con sus nombres, una alternativa legal que los propietarios de entidades offshore suelen utilizar para preservar su anonimato.

Localizado en Italia, donde vive parte del año, Mellon dijo a ICIJ que en verdad el era dueño de “un montón” de empresas extranjeras, pero que se había deshecho de todas ellas. Dijo que creó empresas con “ventajas fiscales” por cuestiones de responsabilidad, según lo aconsejado por su abogado. “Pero nunca he violado las leyes fiscales”.

Sobre la utilización de testaferros Mellon dijo que “esa es la forma en que se crean estas empresas” y añadió que es útil para las personas como él que viajan mucho, tener a otra persona al cargo de sus negocios. “Acabo de enterarme de un candidato presidencial que tenía un montón de dinero en las Islas Caimán”, dijo Mellon, ahora con nacionalidad británica, en alusión al candidato a la presidencia de Estados Unidos Mitt Romney. “No todos los dueños de paraísos fiscales son unos ladrones”.

Crecimiento de los paraísos fiscales costa afuera

El anonimato y el secretismo que impera mar adentro dificulta extremadamente el rastreo del flujo de dinero. En un estudio de James S. Genry, ex economista jefe de McKinsey & Company, se estima que los individuos ricos acumulan una riqueza financiera privada de entre 21 y 32 billones de dólares, oculta en paraísos fiscales situados en paraísos fiscales, aproximadamente el equivalente a la suma de las economías de EE. UU. y Japón.

A pesar de que la economía mundial se ha estancado, el mundo financiero de los paraísos fiscales offshore ha seguido creciendo, dijo Henry (actualmente miembro del consejo de la Red de Justicia Fiscal ) un grupo internacional de investigación y defensa crítico con los paraísos fiscales. Su investigación muestra, por ejemplo, que los activos gestionados por 50 grandes bancos privados de todo el mundo, que suelen utilizar paraísos fiscales para dar servicio a sus clientes de alto nivel, pasaron de 5,4 mil millones en 2005 a más de 12 mil millones de dólares en 2010.

Henry y otros críticos sostienen que el secretismo de los paraísos fiscales tiene un efecto corrosivo sobre los gobiernos y los sistemas jurídicos, ya que facilita que los funcionarios y altos cargos corruptos saqueen las arcas de los estados, a la vez que se da cobertura a los traficantes de personas, drogas, armas y a todo tipo de alta delincuencia, mafias y gansterismo.

Los defensores de los escondrijos offshore, aducen que la mayoría de los clientes de estos negocios de tiburones offshore, se dedican a realizar transacciones legales. Los centros financieros extraterritoriales, argumentan, permiten a las empresas y a los individuos diversificar sus inversiones, establecer alianzas comerciales transfronterizas y hacer negocios en las zonas empresariales donde se evitan las pesadas prácticas burocráticas y las normas y regulaciones del mundo tierra adentro.

“Todo está mucho más orientado hacia el negocio”, dijo David Marchant, editor de OffshoreAlert, una revista informativa on line. “Si es usted una persona deshonesta puede aprovecharse de todo eso en el mal sentido de la palabra. Pero si es usted honrado puede aprovechar las ventajas en el buen sentido”.

Gran parte del informe de ICIJ se centró en el trabajo de dos empresas costa afuera, Portcullis TrustNet basada en Singapur y BVI Commonwealth Trust Limited (CTL), las cuales han ayudado a decenas de miles de personas en la creación de empresas y trusts costa afuera y cuentas bancarias difíciles de rastrear.

Los reguladores de las Islas Vírgenes Británicas descubrieron que CTL había violado repetidamente las leyes vigentes en las islas contra el lavado de dinero entre 2003 y 2008, al no verificar ni registrar la identidad de sus clientes y su procedencia. “Esta empresa en particular tuvo problemas sistemáticos de blanqueo dentro de su organización”, dijo un funcionario de la Comisión de Servicios Financieros de las Islas Vírgenes Británicas el año pasado.

Los documentos muestran, por ejemplo, que CTL creó 31 empresas en 2006 y 2007 para un individuo identificado que posteriormente en los tribunales del Reino Unido, alegó que él solo era el hombre tras el que se escondía Mukhtar Ablyyzov, un multimillonario banquero kazajo acusado de robar 4 mil millones de dólares de uno de los bancos más grandes de la ex república soviética. Ablyazov niega las acusaciones.

Thomas Ward, un canadiense cofundador de CTL en 1994, que continúa trabajando como consultor de la firma, dijo que los procedimientos de investigación y evaluación del cliente han sido los que marcan los estándares de la industria en las Islas Vírgenes Británicas, pero que por muchas pruebas de detección que se les haga pasar a los clientes, no hay forma de garantizar que las firmas como CTL no puedan ser “engañadas por los clientes deshonestos o que se registre alguien capaz de resistir el examen más completo y exhaustivo para demostrar que es honesto”, pero que “más adelante se convierte en alguien bastante deshonesto.”

“Es un error, sin embargo, aunque quizás conveniente, demonizar a CTL, con mucho la zona principal del problema”, dijo Ward en una respuesta escrita a las preguntas que se le formularon. “Más bien creo que los problemas de CTL fueron, por lo general, directamente proporcionales a su cuota de mercado”.

La revisión de los documentos de TRUSTNET de ICJ ha permitido la identificación de 30 estadounidenses enjuiciados o acusados de delitos penales de fraude fiscal, blanqueo de capitales u otras conductas financieras graves. Entre los identificados aparece el ex titán de Wall Street Paul Bilzerian un corsario corporativo que fue condenado por fraude fiscal y violación de títulos y valores en 1989, y Raj Rajaratman, un gestor de fondos de cobertura multimillonario que fue enviado a prisión en 2011 en uno de los mayores escándalos de abuso de información privilegiada en la historia de EE.UU.

TRUSTNET se negó a responder a una serie de preguntas para este artículo.

La lista negra

Los documentos de los archivos obtenidos por el ICIJ explican cómo los operativos situados costa afuera ayudan a sus clientes a tejer estructuras financieras complejas que abarcan países, continentes y hemisferios.

Un funcionario del gobierno de Tailandia que tiene contacto con un dictador africano infame ha entrado en contacto a su vez con TRUSTNET, en su sede de Singapur para establecer por sí mismo una empresa secreta en las Islas Vírgenes, tal como se muestra en los archivos.

La funcionaria tailandesa, Nalinee Taveesin, “Joy”, es actualmente la represente internacional de comercio de Tailandia. Desempeñó el cargo de ministra del gabinete del primer ministro Yigluck Shinawtra, hasta su dimisión el año pasado.

Taveesin adquirió una empresa BVI (Islas Vírgenes Británicas, siglas en inglés) en agosto de 2008. Eso fue siete meses después de que hubiese sido nombrada asesora del ministro de Comercio de Tailandia, y tres mes antes de que el Departamento del Tesoro de EE.UU. la incluyera en la lista negra como cómplice del dictador de Zimbabwe Robert Mugabe.

El Departamento del Tesoro congeló sus activos en Estados Unidos, acusándola de “apoyar secretamente las prácticas cleptócratas de uno de los regímenes más corruptos de África” mediante el tráfico de piedras preciosas y otras y otras prácticas delictivas realizadas en nombre de la esposa de Mugabe, Grace y de otros zimbabwenses poderosos.

Taveesin dijo que su relación con los Mugabe era “estrictamente de carácter social” y que la lista negra de Estados Unidos está confeccionada en base a la culpabilidad por asociación. A través de su secretario, Taveesin negó rotundamente que ella sea propietaria de la empresa BVI. El ICIJ ha verificado su propiedad utilizando los archivos TRUSTNET en los que están ella y su hermano en calidad de accionistas de la empresa, que figura con su dirección de Bangkok para sus proyectos empresariales en tierra.

Los archivos obtenidos por el ICIJ también revelan una empresa secreta perteneciente a Muller Conrad “Billy” Rautenbach, un hombre de negocios de Zimbabwe que fue a parar a la lista negra de EE.UU. por sus vínculos con el régimen de Mugabe, al mismo tiempo que Taveesin. El Departamento del Tesoro, dijo Rautenbach, ha ayudado a organizar grandes proyectos mineros en Zimbabwe que “benefician a un pequeño número de altos funcionarios corruptos.” Cuando CTL coloca a Rautembach en una empresa de las Islas Vírgenes Británicas en 2006 era un fugitivo, huyendo de las acusaciones de fraude en Sudáfrica. Los cargos fueron presentados contra él, pero la empresa surafricana que gestionaba fue acusada de cargos penales y tuvo que pagar una multa de aproximadamente 4 millones de dólares.

Rautembach niega las acusaciones de EE. UU., aduciendo que ellos cometieron “errores de hecho y de derecho significativos” en la confección de sus listas negras, dijo su abogado Ian Small Smith. Smith declaró que la empresa BVI de Rautenbach se creó para servir como “vehículo especial para las inversiones en Moscú” y que cumplió con todas las normas de transparencia. La empresa ya no está en activo.

“Ventanilla única”

Los clientes de paraísos costa afuera son atendidos por un servicio bien remunerado compuesto de intermediarios, contables, abogados y baqueros que proporcionan cobertura, estructuras financieras y manejan los activos en nombre de sus clientes.

Los documentos del ICIJ muestran cómo los dos grandes bancos suizos, USB y Clariden, trabajaron con TRUSTNET para relacionar a sus clientes con empresas blindadas por el secreto en las Islas Vírgenes Británicas y otros paraísos costa afuera.

Clariden, propiedad de Credit Suisse, buscó tan altos niveles de confidencialidad para algunos clientes según muestran los archivos, que un alto cargo de TrustNet describe las exigencias del banco como “el Santo Grial” de las entidades offshore: una empresa tan anónima que la policía y los reguladores se toparían con “un muro en blanco” si trataran de descubrir la identidad de los propietarios.

Clariden se negó a responder a las preguntas sobre su relación con TRUSTNET.

“Debido a las leyes del secreto bancario suizo, no estamos autorizados a facilitar ninguna información sobre los titulares de las cuentas reales o supuestas”, informó el banco. Como regla general, Credit Suisse y las empresas relacionadas respetan todas las leyes y regulaciones de los países en los que operan.

Un Portavoz del USB dijo que el banco aplica “los más altos estándares internacionales” para combatir el blanqueo de capitales y que TRUSTNET “es uno de los más de 800 proveedores de servicios a nivel mundial con los que los clientes de USB trabajan para cubrir las necesidades de su riqueza actual y las necesidades sucesivas de planificación. Estos proveedores de servicios también son utilizados por clientes de otros bancos”.

TRUSTNET se describe a sí misma como “ventanilla única”. En su plantilla hay abogados, contables y otros expertos que pueden modificar los paquetes del secretismo de los servicios para adaptarlos a las necesidades y valores concretos de sus clientes. Estos paquetes de servicios pueden ser sencillos y baratos, como una empresa constituída en las BVI. O pueden ser estructuras complejas en las que se entrelazan múltiples capas de truts, empresas, fundaciones, servicios de compañías aseguradoras o los denominados directores “nominados” y accionistas.

Cuando se crean empresas para los clientes, las firmas de servicios offshore suelen designar directores y accionistas falsos, apoderados que sirven como sustitutos cuando los verdaderos propietarios de las empresas no quieren que sus identidades sean conocidas. Gracias a la proliferación de directores y accionistas apoderados, los investigadores que van siguiendo el rastro del blanqueo de capitales y otros delitos, se encuentra a menudo en callejones sin salida cuando intentan descubrir quien está realmente detrás de las empresas offshore.

En un análisis realizado por el ICIJ, la BBC y The Guardian identificaron a un grupo de 28 “diretores falsos” que hicieron el papel de representantes entre más de de 21.000 empresas, con directores individuales representando a más de 4.000 empresas cada uno.

Entre los testaferros identificados en los documentos obtenidos por el ICIJ se encuentra una agente británica que trabajó como directora de la compañía de las Islas Vírgenes Británicas, Tamalaris Consolidated Limited , que la Unión Europea ha calificado como empresa ficticia de la Compañía Naviera de la República Islámica de Irán. La UE, la ONU y los EE.UU. han acusado a la IRISL de ayudar a Irán en el desarrollo de su programa nuclear.

“Zona de impunidad”

Los grupos internacionales han estado durante décadas tratando de limitar la evasión fiscal y la corrupción del mundo de los paraísos fiscales.

En la década de 1990, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico comenzó a presionar a los paraísos fiscales para reducir el secreto y aplicar un tratamiento más duro al blanqueo de dinero, pero el esfuerzo decayó en la década de 2000. Otro empujón contra los paraísos fiscales comenzó cuando las autoridades estadounidenses encausaron al UBS, forzando al banco suizo a pagar 780 millones de euros en 2009 para resolver las denuncias de que había ayudado a evadir impuestos a clientes norteamericanos. Las autoridades estadounidenses y alemanas han presionado a los bancos y a los gobiernos para que compartan la información sobre clientes y cuentas en el extranjero y el primer ministro británico David Cameron se ha comprometido a utilizar su liderazgo del G8, el foro de las naciones más ricas del mundo, para reprimir la evasión fiscal y el blanqueo de capitales.

Promesas que se han recibido con escepticismo, dado el papel desempeñado por los principales miembros del G8 – Estados Unidos, Reino Unido y Rusia – como fuentes y destinos de dinero negro. A pesar de los nuevos esfuerzos, mar adentro sigue habiendo una “zona de impunidad” para cualquier persona decidida a cometer delitos financieros, dijo Jack Blum, ex investigador del Senado de EE. UU. , ahora abogado especializado en casos de fraude fiscal y blanqueo de capitales.

Periódicamente, el hedor se hace tan fuerte que alguien tiene que salir a cerrar la tapa del cubo de la basura y sentarse sobre ella durante un rato, dijo Blum. “Ha habido algunos avances, pero hay un largo camino sangriento por delante”

Mar Cabra, Kimberly Porteous, Frederic Zalac, Alex Shprintsen, Prangtip Daorueng, Roel Landing, François Pilet Emilia Díaz-Struck, Roman Shleynov, Harry Karanikas, Sebastian Mondial y Emyly Menques han contribuido a realizar este informe.

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación es una red independiente de periodistas que actúan en más de 60 países y colaboran en las investigaciones transfronterizas. Es un proyecto del Centro para la Integridad Pública, con sede En Washington.

_________________

* Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) siglas inglés.

Fuente: http://www.huffingtonpost.com/2013/04/03/offshore-companies-politicians_n_3008426.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.